Villa Albina

Villa Albina

El industrial boliviano Simón I. Patiño compró a principios del siglo XX varias propiedades en Pairumani para construir una hacienda con actividades agropecuarias de muy alto nivel técnico, en el centro de la misma, mandó a construir una villa que lleva el nombre de su esposa. El edificio de Villa Albina se compone de un patio central y un pequeño patio auxiliar rodeado de pórticos al estilo de las edificaciones mediterráneas, muy en moda a fines del siglo XIX y principios del siglo XX en Cochabamba. En el patio auxiliar actualmente funciona el Centro de investigaciones Fitoecogenéticas conocido internacionalmente y muy útil para el desarrollo de la agricultura local.

Villa Albina fue diseñada por el arquitecto José Turigas, con algunas modificaciones del arquitecto constructor Max Franz y la cooperación del arquitecto Francisco Nardin.

El ingreso al edificio, por la puerta norte, da acceso al patio principal donde se ubica una fuente de agua central que rompe el efecto cuadrangular y geométrico del edificio. Los ambientes están decorados con atrayentes muebles de siglo XX, produciendo un conjunto acogedor y una sensación alegre, especialmente por el color de los empapelados de las paredes, que en este periodo eran denominados “empapelados vieneses” y de los tapices de los muebles de los dormitorios.

Los jardines de Villa Albina son amplios y están embellecidos con especies arbóreas nativas e introducidas, algunas de ellas muy raras en el país, como las colecciones de varias especies de araucarias, encinos y magnolias. Al lado este del edificio hay un espejo de agua con reminiscencias orientales, que le otorgan un aspecto campestre y romántico.

En el parque fueron colocadas dos esculturas de mármol con motivos neo-clásicos, obras del escultor francés F. Cavaroc, una está frente a la fachada norte de Villa Albina y la otra en un pequeño huerto de olivos centenarios.

 

Galería de imágenes

CENTRO DE INVESTIGACIONES FITOECOGENETICAS PAIRUMANI Av. Simon Patiño – Zona Pairumani Vinto